‐ ¿Me llamó, señor Jefe con Incidencia en los Sueldos? Pensé que no sabía mi apellido.

‐ Pase Analista; efectivamente no lo sé, con saber para qué está en La Organización me
alcanza y sobra.

‐ Permiso. Queda muy mal que agarre un caramelo ahora.

‐ Siéntese, que no le va a gustar lo que le voy a decir.‐ Permiso. Lo dije de nuevo.

‐ No le dan los cojones para agarrar un caramelo.

‐ No.

‐ Bueno. Veamos. Se lo digo de una así terminamos con esto y puedo seguir leyendo
noticias. Le pedí que viniera, porque quiero encomendarle La Tarea.

‐ ¿La Tarea? ¿A Mi? Realmente no tiene idea de quién soy, ¿verdad?

‐ Si. La Tarea. A Usted. No creo que esté capacitado; pero a mí me aburre mortalmente
y no quiero que se desmotiven mis mejores analistas tampoco. Se lo pinto como que
es un gran honor, así quizás agarra viaje.

‐  No tengo ni idea de como se hace; pero lo acepto igual, y cuando usted no esté
mirando voy a ver qué encuentro en elrincondelvago.com.

‐ O en wikipedia.

‐ O en Monografias.com

‐ Esa no la conocía. Bien.

‐ Ahem…

‐ Y… ¿Qué se supone que sigue haciendo en mi oficina?

‐ ¿Me larga así como así con La Tarea? ¿Hay algo que tenga que saber antes de
empezar? Ahora sí que necesito un caramelo.

‐ No tiene ni idea, ¿no?

‐ La verdad, la verdad: no. Pero le pregunto por los detalles así no parezco tan sonzo, y

quizás saco algo por contexto.

‐  Ok. Mire la pantalla. Me tomé la molestia de ponerlo todo por escrito, porque
prefiero eso a tener que repetírselo cinco veces en los próximos tres días. Estos son los
objetivos. No son alcanzables, pero tampoco es que lo vayamos a medir, ¿no?

‐ No, por supuesto. A los compañeros de sección les va a parecer bien lo que haga, y
siempre hay algún fanático que viene a felicitar; creo que con eso estamos.

‐ Eso sí: que tenga buena pinta el informe. Ya sabe: frases largas cosa que se pierda el
hilo, alguna que otra tabla bien densa; y mucho de esas palabras de moda como
empoderamiento, articulación, sinergia…

‐ ¿”Convergencia digital”?

‐ También. El auditor solo va a controlar las negritas y que estén todos los subtítulos,
así que attenti con eso. En cualquier caso, si después la rentabilidad baja, le echamos
la culpa al Estado y a La Coyuntura. Y a Brasil.

‐ Está complicada la cosa en Brasil, ¿eh?

‐ Supongo: lo dice la tele.

‐ No miro tele, juego jueguitos de computadora desde que llego hasta que me voy a
dormir.

‐  No esperaba otra cosa de alguien que viene a trabajar con una remera de space
invaders.

‐ Tengo que comprarme una camisa menos trasparente

‐ O asumir que tiene 30 años, y usar remeras de gente normal.

‐ Permiso, ya que estamos hablando de trivialidades, voy a agarrar un caramelo.

‐ ¿Justo el último de miel, tenía que ser?

‐ Volviendo al tema: tengo que organizarme para alinear las ideas que ya tengo y que
hace meses quiero que me aprueben, con los Objetivos.

‐ Eso mismo. Si quiere darse la cabeza contra la pared y buscar una forma diferente de
hacerlo, que seguramente ya probamos y descartamos por algún otro motivo,
adelante. Si prefiere ser de la gente inteligente como yo que sigue el librito y asciende
rápido, siga el Procedimiento.

‐ ¿El Procedimiento que usamos todas las veces, y solo retocamos un poquito para que
no quede tan obvio? ¿El Procedimiento pensado para que lo puedan aplicar hasta
simios amaestrados?

‐ Ese mismo. Y lo de los simios lo pensé, pero no quiero problemas con PETA.

‐ Entre PETA y los sindicatos…

‐ No entremos en detalles. Después de todo, usted puede ser un espía.

‐ Faltaba más. Entonces, estos son los Objetivos, y sigo El Procedimiento.

‐ Exacto. ¿Ya está? ¿Se puede ir de una vez?

‐ Una última cosa: ¿Para cuando pretende que haga esta monstruosidad?

‐ Lo necesito para dentro de tres semanas; pero le pido que lo haga en una, porque ya
sé que no va a cumplir.

‐ ¡Perfecto! Seguro que me lleva tres semanas, pero si usted me lo pide para dentro de
una, seguro es que lo quiere para dentro de dos… y quien dice dos, dice tres.

‐ De acuerdo. ¿Toma La Tarea bajo su responsabilidad? No es que tenga otra opción,
pero quería recalcar la palabra “responsabilidad”.

‐ La acepto. De lo contrario, me haría la vida imposible hasta que yo mismo tuviese que
admitir mi torpeza y renunciar.

‐ No habría problema. Diríamos que estaba “poco comprometido con la Organización”,
y hasta serviría de ejemplo para el resto.

‐  Por ahora aguanto todavía. Repasemos, porque me quedé pensando en space
invaders y los juegos de los 80, y perdí el hilo. Menos mal que me lo va a pasar por
escrito.

‐ Estos son los Objetivos, éste el Procediemiento, y éste el plazo. ¿Alguna pregunta?

‐ Ninguna: tengo dudas tan pero tan elementales, que si se las hago va a quedar muy
obvio que no tengo idea.

‐ Me lo sospechaba. Si se le ocurre algo puntual, me manda un correo, y con suerte le
respondo en  una semana.

‐ ¿Me puedo ir a ver videos graciosos, antes de encarar La Tarea?.

‐ Claro, claro. Yo quiero entrar a facebook a ver si subieron fotos del fin de semana.

‐ Gracias por darme La Tarea así me puedo sentir importante en el próximo asado con
mis amigos.

‐ No hay de qué. Me viene al pelo que agarre el trabajo que no me gusta. Siga así,
Analista cuyo nombre todavía sigo sin poderme acordar.

‐ Qué bueno que nos entendamos así, Jefe con Incidencia en Sueldos.

‐ Por supuesto. La comunicación es lo más importante.

Anuncios