Los beneficios para empleados son un arma de doble filo. Si faltan, se reclaman; si están, se exige cada vez más, o se toman como derecho adquirido.

Las expectativas de los empleados dependerán de sus características personales y del “historial” de privilegios, pero hay algunas características que diferencian a los planes de beneficios exitosos (sí, algunos hay, lo juro)

7_beneficios tips

También te puede interesar: “Un twist a los beneficios corporativos”

“HOME MADE”

ofrecer los propios productos de la empresa es un mustPorque si usan nuestra marca, la están promoviendo. Porque sería muy mala prensa que elijan a la competencia (“ella trabaja allí… algo sabrá que no consume lo que fabrica”). Porque brindándolos simplemente al costo, será más accesible para ellos, y no nos implicará una pérdida. Porque cuando día a día están viendo -y, ojalá, deseando- el producto… pueden resentirse de no poder acceder a él.

  • En algunos casos, es posible simplemente obsequiar los productos o servicios (una canasta si somos una empresa de golosinas; entradas a una función si somos un cine). En otros, será un descuento o una facilidad (una tasa de préstamo menor si somos un banco; el descuento de una comisión en una automotora). En caso de servicios que no son para el público masivo, se puede extender el beneficio a familiares (la matrícula si somos un colegio, que pueda ser para un nieto o sobrino).

 ALINEADOS

Como todo hecho organizacional, la elección de los beneficios también comunican. Por eso, deben alinearse a lo que queremos trasmitir a largo plazo (la identidad, los valores) y a corto plazo (los mensajes clave).

  • Por ejemplo, si somos un buffet de abogados de alta gama -atendiendo a la identidad- podemos ofrecer un descuento en el Club de Gold, visitas a bodegas famosas o un voucher en una casa de vestimenta y accesorios exclusiva.
  •  O -en cuanto a los mensaje clave- si la empresa está desarrollando programas de vida saludable puede ofrecer matrículas en un gimnasio o almuerzos a mitad de precio en un delivery de comida macrobiótica.

TEMPORALES

Una de las grandes desilusiones de los departamentos de RRHH, es que los beneficios que tanto les ha costado gestionar, terminan convirtiéndose en “derechos adquiridos”.  Echando mano a conceptos básicos del marketing, los beneficios,  como las promociones, deben estar acotados en el tiempo. Requiere un poco más de gestión y coordinación , pero el impacto que genera vale la pena.

  • La forma más directa de hacerlo es proponer beneficios por un tiempo limitado: durante el verano, por 3 meses; o hasta agotar stock de un producto. En caso de que el producto / servicio no sea de un proveedor externo, se puede negociar un stock o periodicidad mayor… e ir “liberando” el beneficio de a poco. 
  • El beneficio también puede asociarse a momentos en la vida del empleado: válido para el mes del cumpleaños o del aniversario de recibido; en los primeros seis meses de trabajo; durante el primer año de un hijo recién nacido, etc.

RUIDOSOS

Si ofrececemos beneficios, que se sepa. Y que se sepa de buena fuente: prevenir el efecto “teléfono descompuesto” avisando de los nuevos beneficios por canales fomales: mail, carteleras, house organ, boletines, intranet.

  • Beneficios importantes o vistosos pueden ameritar una campaña interna propia. Si, en cambio, tenemos varios beneficios pero de menor valor -sea económico o simbólico- como descuentos en restaurantes y tiendas, es preferible comunicarlos en conjunto, para lograr “hacer bulto” y evitar el efecto “mucho ruido y pocas nueces”. 

ACCESIBLES

Hay que tener en cuenta el tipo de público, sus posibilidades, deseos y necesidades; y buscar beneficios que efectivamente vayan a usar, ellos o sus familiares directos. De acuerdo al público, el costo por utilizar el beneficio debe ser accesible; y  el “costo” es tanto de dinero, como de tiempo, trámites o complicaciones, como de costos de oportunidad.

  • Por ejemplo, si un hotel cinco estrellas ofrece un 50% de descuento a una mucama, hay altas chances de que aún así no lo utilice. U ofrecer entradas para un espectáculo a empleados que están en otra región, lo que les significa tiempos y costos de traslados mayores al beneficio.

VALORADOS

Los beneficios deben percibirse como tales, agregar valor, motivar. Si estamos acotados de presupuesto, es mejor brindar menos beneficios pero más sustanciosos, y esperar para sumar más ofertas cuando sea posible. Por otra parte, el valor no es solo económico: podemos ofrecer productos o servicios, propios o de terceros, que no están abiertos al público en general; o que confieren mucho status.

  • Algunos clubes, por ejemplo, exigen recomendaciones para aspirar a ser socios, que una empresa de buen porte puede gestionar; en restaurantes, salas de entretenimientos o hoteles, se pueden brindar tarjetas VIP, que normalmente se obtendrían por antigüedad.
Anuncios