Gestionar un emprendimiento o un proyecto implica montones de decisiones operativas. Si le sumamos todas las relativas al liderazgo del equipo… ¡es fácil perderse!

Acá 5 frases que nos ayudan a nortearnos en un rumbo constructivo.

ADAPTADO DE: http://bit.ly/1BPRjuX

1. “Confío en tu criterio”

Muchas veces, cuando los miembros del equipo se enfrenten a decisiones difíciles van venir a pedirnos una solución. Aunque nuestra tendencia natural sea decirles qué hacer, es mejor dejar que tomen decisiones por sí solos. Es nuestra responsabilidad ayudar a que el equipo crezca; si siempre nos quedamos con la última palabra, terminamos impidiendo su crecimiento.

2. “No sé”

Cuando asumimos roles de liderazgo, solemos sentirnos presionadas a actuar como si supiéramos todo. Muchas veces intentamos imponer una idea o autoconvencernos de que tenemos las respuestas para todo. Esta es una forma desastrosa de liderar. Debemos ser los primeros en admitir que no tenemos por qué saber todo. 

O si no, los miembros del equipo pueden tener miedo de admitir cuando no estén seguros de algo. Esto lleva a errores, impide el aprendizaje y construye una cultura donde nadie se anima a innovar.

Si como líderes mostramos que está bien no tener la respuesta para todo, nuestra comunicación y confianza con el equipo mejorará notablemente.

3. “¿Qué aprendimos de esto?”

Liderar es como andar en la montaña rusa, y más cuando se trata de una startup. Un día nuestra compañía está a pleno y al siguiente estamos a punto de quedar fuera. Cometemos errores y es la primera vez que nos enfrentamos a ciertos obstáculos. Cuando las cosas salen mal, es nuestro trabajo asegurarnos de que el equipo aproveche al máximo los fallos. En vez de enojarnos con los miembros del equipo, nos serenamos y les preguntamos qué aprendieron.

Es importantísimo que no respondamos la pregunta por ellos. Al contrario, les damos tiempo para pensar cuáles fueron las raíces del problema y cómo evitarlo para la próxima. Así prevenimos errores en el futuro, y mantenemos al equipo motivado para seguir adelante y tomar riesgos.

4. “Yo me ocupo”

Lo ideal para un líder es reclutar un equipo de personas que sean todas más inteligentes que él. Así, cuando se enfrenta a una decisión difícil, la puede delegar al más adecuado del equipo. Habiendo dicho esto, hay veces en que nosotros, como líderes, seremos los únicos que nos podemos hacer cargo de un asunto X.

Cuando esto pasa, es importante decirle al equipo que nos vamos a ocupar, y que vamos a hacer lo que sea necesario para resolverlo. Es importante que todo el equipo sienta que puede apoyarse en nosotros.

5. “Estamos juntos en esto”

Hay montones de consejos acerca de cómo los líderes deben sobreponerse a los fracasos. No hay suficientes en cómo deberíamos celebrar los logros. Ser el líder de una compañía es una espada de doble filo. Cuando la empresa falla, generalmente somos los primeros en ser señalados. Peor aún, cuando el equipo triunfa, la gente tiende a decir que fue gracias a nosotros… y ésta es una de las peores creencias que puede tener un líder. 

Repasemos entrevistas a Steve Jobs ¿cuántas veces le atribuye a su equipo el éxito de Apple, y cuántas a sí mismo? Aunque nadie vaya a hacer una película de cualquier otro empleado de Apple, Jobs era consciente de que nunca podría haber triunfado sin su equipo. 

Recordémoles que es gracias a ellos que estamos donde estamosTriunfamos juntos, fallamos juntos. Así es como construimos una gran compañía. 

Anuncios