El plan de beneficios es la pesadilla de más de un encargado de personal.

Invertimos millonadas, horas de negociación y más de un dolor de cabeza para que, luego de un breve entusiasmo inicial, casi enseguida pasen a ser “parte del paisaje”.

Pero ¡ojo con quitarlos!: no motivan, pero ya son el nuevo estándar mínimo de lo que la empresa debe dar.

Antes de cortarlos de raíz o aceptarlos como pérdida, animémonos a darle una vueltita más.

beneficios corporativos

También te puede interesar: “Beneficios que funcionan – claves”

1. Que los propongan

Pedir a los empleados a proponer nuevos beneficios, pero no a la ligera: con una jusstificación y una propuesta de implementación.

Cuanto más detalle se pida, más ajustadas estarán luego las expectativas a la realidad; cuanto menos detalle, mayor margen de maniobra.

¿Por qué?:

  • Porque tendemos a brindar lo que podemos conseguir o lo que creemos útil desde nuestro punto de vista propio… y no tiene nada que ver con las preferencias reales de las personas.
  • Porque en algunos casos, al pensar la implementación el propio empleado se dará cuenta que no es viable, y entenderá por qué la empresa no lo está implementando ya.
  • Porque quienes proponen un beneficio, luego tendrán el compromiso de efectivamente usarlo.

2. Que los defiendan

Periódicamente invitar a los empleados a votar qué beneficios prefieren conservar. 

Los que no logran suficiente adhesión, se dan de baja.

¿Para qué?: 

  • Para concentrar esfuerzos en aquello que la gente realmente valora, y tener justificación de lo que se cancela.
  • Para que sean los propios empleados quienes motiven y convenzan a sus pares de que voten por sus intereses.
  • Como en el punto anterior, para generar compromiso en el uso.

3. Que se los ganen

Incorporar un “programa de puntos”, en las que se pueda canjear los beneficios sólo después de haber logrado méritos suficientes.

Los puntos se pueden obtener, por ejemplo:

  • por participar de actividades extralaborales, comisiones, voluntariado
  • por méritos, siendo que los líderes tengan cantidades determinadas para repartir
  • por transferencia entre compañeros, como agradecimiento al apoyo que brindó un par

¿Por qué?: 

  • Para desterrar el beneficio como derecho adquirido: como forma de mantener el desafío, donde el premio se puede alcanzar o no
  • Por una lógica de escasez: se valora más aquello por lo que se tuvo que trabajar; y aquello que se eligió renunciando a otra cosa.
  • Porque dar “puntos” funciona como mecanismo de reconocimiento.
Anuncios