Una teoría no-académica, no-científica y no-probada del asunto

“Lo que importa es lo que uno es, no lo que uno dice”  

“Las acciones importan más que las palabras”

… y todo un abanico de variantes de esta misma visión, tan políticamente correcta como simplificada de la forma en que percibimos e interpretamos la realidad.

La realidad es lo que nos decimos sobre lo que percibimos. Ser, hacer, comunicar y decir, son fenómenos inherentes, inseparables; y definitivamente sin el juicio de que uno es más auténtico y el otro más falso.

Long story short, algunos postulados:
  • Somos lo que hacemos, lo que dejamos de hacer y lo que reflexionamos sobre esto.
  • Observar, escuchar, pensar: también son acciones.
  • Todo lo que hacemos -aunque sea por omisión- comunica.
  • Lo que decimos es la parte más pequeña, pero la más potente: es la que significa.

Podría decirse, por suspuesto, que esta otra postura una “deformación profesional” de mi rol de comunicadora… ¡e inevitablemente lo es!

Anuncios