Miles de historias nos animan a ser perseverantes: Desde Tesla y sus mil pruebas para la bombita eléctrica, hasta las super estrellas del deporte o de la música que fueron tachadas de inútiles por entrenadores y disqueras que hoy se quieren cortar las venas.

Pero también hay mil historias de personas que fracasaron… y siguieron fracasando no más, o forzaron cosas que no debían ser. Así también se arruinan familias, empresas, buenas ideas… o por lo menos la posibilidad propia de ser feliz en otra cosa, en la que sí se hubiera tenido éxito.

La cosa es dónde ponemos el punto final.

Seguir leyendo “Perseverante… o simplemente terco?”